24.- Fiebre hemorrágica venezolana
30.- Faringitis en niños

A medida que el niño se va desarrollando, empieza a relacionarse con su medio ambiente y se transforma en un gran explorador, es por eso que se deben cumplir una serie de medidas para protegerlo de los accidentes.
Es importante resaltar una vez más que la prevención de accidentes es un trabajo de equipo, en el que interviene el niño con su innata capacidad de adquirir experiencias (desarrollo), los padres, las personas que lo cuidan y el ambiente, que incluye el hogar, las guarderías, los colegios, el país.

Recién nacido

Colocarlo del lado derecho de su cuerpo para que vacíe fácilmente su estómago después de lactar. La posición actualmente más recomendada es boca arriba, con la cara hacia el lado derecho, utilizando almohadas o toallas, recordando rotar su posición. Al ponerlo de lado, se evita el riesgo de aspiración de leche a los pulmones o de asfixia. Debe evitarse el exceso de ropa, por el riesgo de golpe de calor, o la falta de ella, ya que puede provocar el enfriamiento del recién nacido.

1 a 4 meses

Los colchones de los lactantes no deben ser demasiados blandos y no deben tener plástico. Los cobertores pueden resultar peligrosos, así como las almohadas grandes. Hay almohadas y cobertores anti asfixia que permiten el paso de aire.
Las cunas deben tener protectores en las barandas para evitar golpes en la cabeza del niño, y los barrotes de la cuna no deben tener más de seis centímetros de separación, para evitar que el lactante introduzca su cabeza en los barrotes.
Como el niño a los cuatro meses empieza a sentarse con apoyo, hay que ayudarlo a mantenerse en esa posición cuando vaya en el coche, sujetándolo con sus correas. Existen sensores electrónicos llamados “ángeles de la guarda” que tienen un transmisor que se coloca a dos metros del niño y un receptor en el cuarto de los padres, el cual les permite vigilar a los lactantes mientras están dormidos o jugando.

A los cuatro meses, el niño puede tomar objetos entre los dedos índice y pulgar. Hay que estar pendientes, pues se los pueden llevar a la boca. Igualmente pueden halar los móviles de la cuna. Si el lactante es llevado de paseo, tanto la silla de paseo como el coche deben ser los más adecuados, con sus seguros contra accidentes (air-bag).

El lactante de 6 meses

No hay que confiarse al observar que se sienta solo por segundos, pues puede caerse. Como algunos lactantes de esta edad pueden aprender a gatear, se deben evitar las caídas y el dejar a su alcance objetos que puedan llevarse a la boca.

7, 8 y 9 meses

El lactante ya gatea y se sienta solo con la espalda recta. A los ocho meses, empieza a utilizar muebles para intentar pararse, es el momento de forrar las esquinas sobresalientes de las mesas. Debe proteger sus manos de las puertas y cajones con seguros para armarios. Además de asegurar puertas, tapas de tomacorrientes y no dejar objetos peligrosos a su alcance (botones, adornos, cosméticos, cigarrillos, cuchillos, bolsas plásticas, debe proteger o asegurar los adornos de la casa.

Los exploradores de nueve meses, además de dar los primeros pasos apoyándose en muebles, pueden subir escaleras gateando; por esta razón, también es necesario asegurar las puertas de acceso a escaleras.

12 a 18 meses

Usar protectores de tomacorrientes y de mesas. Verificar la temperatura del agua antes de bañarlo; no lo deje solo en el baño ni un segundo y coloque en el piso anti resbalantes.
En su cuarto, evitar objetos que pueda usar como escalón. No colocar la cuna o la cama al lado de ventanas. Dejar en su cuarto juguetes apropiados para su edad.
No se le deben dar lápices ni bombas de plástico sin supervisión, por riesgo de traumatismo en los ojos o asfixia al explotar el plástico de las bombas.
Hay que tener cuidado con los objetos de costura, como botones, agujas, tijeras. En la cocina hay que evitar en lo posible la presencia de los niños, y si están allí, no deben acercarse a las hornillas. Los mangos de las ollas y sartenes nunca deben estar hacia afuera y no se debe permitir a los niños tocar o jugar con botones de la cocina.
No se deben preparar o manipular alimentos con el niño cargado. Los restos de alimentos de las mascotas, como perro y gatos, deben ser desechados.

18 meses en adelante

Pronto dejara de ser lactante y se transformara en preescolar. Es la edad de quemaduras en la cocina, de ingesta de sustancias tóxicas, de quemaduras de planchas, de ahogamientos en tinas y piscinas, de traumatismos en vehículos, por no cumplir con las normas de seguridad dentro de estos:

Dejar que se ponga de pie, dejarlo solo en el carro, llevarlo en el asiento delantero, no utilizar sillas de seguridad.
Con relación a los animales domésticos, no se debe permitir que entren a los cuartos de los niños. Hay que enseñar a los niños que las mascotas no siempre responden bien a sus juegos, ya que si se les hala la cola o pellizca, pueden reaccionar violentamente contra los niños.

Además, es importante que los animales domésticos estén controlados por veterinarios. No se debe comprar mascotas peligrosas (monos, culebras, jaguares).

 

Bibliografía

  • Arcay Mendoza, Gustavo. Estrategia en puericultura y pediatría diaria. 3 ª edición, pp. 59-72, 98-100,1995.
  • Burkert, Annelore. El libro del bebé´, cuidados, alimentación, desarrollo. 3ª edición, pp 78-81,82-86; 1997.
  • Arango M, Teresa, Infante, Eloisa, López, Laria E. Manual de estimulaciones. Volumen 1, pp. 251-259,1985.
24.- Fiebre hemorrágica venezolana
30.- Faringitis en niños
Dr. Rafael Godoy Ramírez