7.- Pieza erótica versus sujetador
49.- Cáncer de mama

Las mujeres tratadas por cáncer de mama tienen riesgo de desarrollar en algún momento una complicación que suele traer inconvenientes, como lo es el edema o linfedema del brazo operado o afectado por la cirugía o radioterapia, tratamientos utilizados en el cáncer de mama. La mayoría de los pacientes no desarrollaran esta complicación, pero el problema que se presenta es que por lo general no es posible predecir quien va a desarrollar el edema o hinchazón en el brazo operado.

Lo importante es evitarlo con las recomendaciones que deben indicar los médicos tratantes, así como el reconocimiento temprano de los síntomas y signos del linfedema permitirán evitar su aparición o en su defecto aplicar un tratamiento adecuado.

¿Qué es el linfedema?

En el cuerpo y sobre todo a nivel de la axila, existe una red de vasos linfáticos y ganglios que recogen el líquido que se produce y acumula en el brazo para ser distribuido en el resto del organismo con lo que conocemos como la linfa, a su vez esta red de vasos linfáticos trabajan en conjunto con vasos sanguíneos y glóbulos blancos que ayudan en la lucha contra las infecciones.

Al tratar un paciente con cáncer de mama, en la cirugía el extirpar un ganglio linfático o más, puede interrumpir el flujo de líquido del brazo al resto del cuerpo, igual ocurre al utilizar la radioterapia a nivel de la axila, lo que se traduce en hinchazón, pesadez, edema del brazo operado o afectado.

Manejo preventivo del linfedema

Existen una serie de medidas y recomendaciones que ayudan a disminuir el riesgo de que un paciente tratado por cáncer de mama desarrolle el edema o linfedema en alguno de sus grados de presentación. Dentro de esas recomendaciones que se les sugieren a los pacientes están:

  1. Evitar infecciones,
  2. Evitar quemaduras,
  3. Evitar presión en el brazo y levantar objetos pesados.

Recomendaciones para evitar infecciones

Una buena higiene y cuidados de la piel en el brazo operado puede reducir el riesgo de linfedema y ayudar a evitar las infecciones, que, si se presentan pueden hacer que aumente la cantidad de líquido en el brazo afectado y si se le suma una infección existen más posibilidades de edema.

  • Evitar en el brazo operado /afectado inyecciones, vacunaciones, tomar muestras de sangre para estudio de laboratorio.
  • Mantener manos, cutículas, en buenas condiciones, no utilizar tijeras.
  • Utilizar guantes para el manejo de productos químicos, detergentes, lavaplatos, y en el momento de cocinar.
  • Evitar heridas, cortes en dedos, en el brazo afectado.
  • No rasurarse axila con hojillas, utilizar máquinas eléctricas ó crema depiladora.
  • En aquellas zonas donde existan insectos, utilizar repelentes.

Recomendaciones para evitar quemaduras

Igual que las infecciones, las quemaduras pueden causar una producción extra de líquido lo cual influirá en la aparición del edema o hinchazón del brazo en el cual se realizó alguna cirugía de extirpación de ganglios linfáticos. Algunos tips importantes a tener en cuenta:

  • Utilizar protectores solares, en especial en países tropicales,
  • No utilizar bronceadores,
  • Evitar lugares muy calurosos, o con calor excesivo como saunas.

Recomendaciones para evitar presión sobre el brazo operado

  1. Evitar prendas, ropa, guantes que estén muy apretados, sobre todo a nivel de la mano y muñeca.
  2. En lo posible evitar los brazaletes para toma de la tensión arterial.

Otras recomendaciones: Evitar en las primeras 4-6 semanas de la cirugía sobrepeso en el brazo operado, sabiendo que posteriormente la funcionalidad y movimientos del brazo afectado no tendrá limitaciones. Al levantar peso como carteras, paquetes pesados, bolsas de mercado etc., lo hagan con cuidado los primeros meses posteriores al tratamiento.

Cuidados al momento de heridas, contusiones o quemaduras en el brazo operado

Al momento de ocurrir el evento se sugiere:

  • Lavado del área afectada con agua y jabón,
  • Aplicar antibióticos local / tópico,
  • Eventualmente realizar cura y cubrirla.

Signos / Síntomas del edema o hinchazón brazo operado

  1. Sensación de peso, hinchazón en el brazo.
  2. El paciente nota dificultad para el movimiento y flexibilidad de la mano, muñeca, brazo en general.
  3. Nota que le apretan las mangas de la ropa, camisas chaquetas.
  4. Nota que anillos, otras prendas quedan apretadas, sin haber ganado peso.
  5. En casos más avanzados, aumento de la temperatura en el brazo operado, aparición de ronchas (rosetones), síntomas que sugieren una infección en el brazo.

Es importante que el paciente entienda que si le han extirpado ganglios o ha recibido tratamiento con radioterapia, el médico tratante debe estar pendiente de los cambios en la forma, tamaño y/o cambios de coloración en la piel.

Tratamiento del linfedema

Si se diagnostica cualquiera de las situaciones antes señaladas, existen tratamientos efectivos para reducir el edema o hinchazón, lo importante es reducir el riesgo de infección, el tratamiento será indicado por un médico o por un fisioterapista.

El linfedema debe ser manejado por personal especializado, entrenado en el cuidado de la piel, masajes, ejercicios y utilización de bandas de compresión (mangas). En casos más complicados tiene utilidad la práctica de drenaje linfático manual en el cual se combinan cuidados de la piel, terapia de compresión y ejercicios. No hay duda que aparte del manejo de fisioterapia en el brazo afectado es importante la administración de antibióticos adecuados para la infección.

7.- Pieza erótica versus sujetador
49.- Cáncer de mama
Dr. Álvaro Gómez Rodríguez