El esófago también puede ser invadido por la bacteria Helicobacter pylori